HISTORIA Antequera

¡Encuentra tu alojamiento!

¿Alguna pregunta?https://antequera.costasur.com/index.html

¿Alguna pregunta?

Tenemos la guía más exhaustiva de tu destino, así que si buscas información, has dado con la mejor fuente...

Tu billete onlinehttps://antequera.costasur.com/es/horario-autobus.html

Tu billete online

NO HAY RESULTADOS
NO HAY RESULTADOS

Todos son ventajashttps://antequera.costasur.com/es/alquiler-coches.html

Todos son ventajas

Rompiendo mitos: alquilar un coche no es caro. Descubre lo barato que te puede salir moverte a tu antojo durante tus vacaciones con Costasur.

Alquilar

¡Más rápido aún!http://trenes.rumbo.es/msr/route/searching.do

¡Más rápido aún!

NO HAY RESULTADOS
NO HAY RESULTADOS

Consulta tu ofertahttp://vuelos.rumbo.es/vg1/searching.do

Consulta tu oferta

NO HAY RESULTADOS
NO HAY RESULTADOS

Parkinghttps://antequera.costasur.com/es/parking-aeropuerto.html

Parking

¿Necesitas dejar tu coche en el aeropuerto?. Costasur te ofrece la mejor oferta del mercado, a unos precios sin competencia.

Busca aparcamiento

Ferryhttps://antequera.costasur.com/es/billetes-ferry.html

Ferry

¿Buscas Ferry? Hay cientos de destinos a los que puedes llegar por mar, nosotros los tenemos todos.

Viajar en Ferry

https://antequera.costasur.com/es/ocio-y-actividades-antequera.html

Te proponemos opciones para evitar el aburrimiento, usa nuestro buscador de actividades y ¡haz algo distinto de tus vacaciones!

Buscar actividades

Para entender una tierra hay que conocer su pasado. Antequera cuenta con una importante relevancia histórica.

Aunque podemos encontrar restos de asentamientos de civilizaciones anteriores a los 5.000 años a.C., la verdadera fundación de Antequera vino de la mano de los pueblos romanos. Concretamente con la aparición del municipio de Antikaria.

Íberos, tartesos, fenicios y cartaginenses dieron paso a una época romana en la que el pueblo asumió de forma rápida tanto la cultura como la lengua latina. Se formalizó la importancia de la ciudad como centro de comercio, sobre todo por la producción de aceite de oliva. Grandiosos son los restos que dejaron a su paso estas culturas.

Ya en la Edad Media, los invasores germanos destruyeron Antakira, junto con las ciudades más cercanas de Singilia y Nescania entre otras. Ciudades que volverían a cobrar vida, tiempo después de la invasión goda con la ocupación árabe de Abd al-Aziz ibn Musa a mediados del S. VIII d.C.

Los musulmanes se asentaron y refundaron la ciudad bajo el nombre de Antaqira. Poco a poco fue aumentando en tamaño e importancia. Con la proclamación del Califato (912-1016 d.C.) se convierte en fortaleza estatal y se construye el primer recinto defensivo. Cuando Granada ocupó el territorio del Reino Hammudí de Málaga la población pasó a dominio de los ziríes granadinos, es entonces cuando la expansión es más significativa.

Durante el siglo XIII, bajo el dominio de los Nazaríes de Granada (1232-1492), el avance de las tropas cristianas impuso cambios en la ordenación y defensas de la ciudad, que en estos momentos conoció su etapa más esplendorosa bajo el dominio musulmán, acompañado de un aumento importante de población. La ciudad se convirtió en una fortaleza realmente fuerte y difícil de conquistar, así lo atestiguan intentos como el de Pedro I en 1361, que la calificó como “villa muy fuerte”.

Con semejante fama, hay que decir que la toma de la ciudad por parte de las tropas cristianas, en 1410 y tras cinco meses de asedio, tubo especial resonancia entre los castellanos. Llegando a considerarse “el más honroso triunfo que las armas cristianas lograron desde la batalla del Salado hasta la rendición de Granada”. No solo por la importancia de la villa conquistada y su valor estratégico, sino también por la heroica resistencia de sus habitantes y los malogrados esfuerzos militares y diplomáticos que los granadinos hicieron para levantar el cerco.

La crónica sitúa sobre el mes de marzo de 1410 cuando el Infante Don Fernando, regente de Castilla, pronunciara la tan famosa frase “¡sálganos el sol por Antequera y...sea lo que Dios quiera!” dando así comienzo la toma de la ciudad. El hecho de que a un rey de Aragón, como fue después Don Fernando, se le conozca en la Historia con el sobrenombre de “El de Antequera” deja muy clara la importancia que tubo para la continuación de la conquista de Granada la toma de esta plaza.

Después de la conquista, fue declarada ciudad por una real cédula en 1441. Durante toda la reconquista castellana fue centro neurálgico y fronterizo de choque, punto de partida para conquistas posteriores y expediciones contra el Reino Nazarí de Granada. Hasta tal punto que, en 1466, el rey Enrique IV le concede a la ciudad el título de “muy noble” por los heroicos servicios prestados por sus moradores.

A partir de 1492, con la conquista de Granada, comienza la transformación de Antequera, se empieza a expandir fuera de las murallas y su población aumenta debido a la existencia de tierras fértiles y a la ausencia de enemigos. Durante los siglos XVI y XVII se consolida como importante centro comercial del centro de Andalucía y florecen las actividades agrarias, artesanales y culturales.

En el siglo XVIII es cuando la ciudad alcanza su mejor momento. Con el advenimiento de las congregaciones religiosas Antequera se convierte en la ciudad conventual que hoy es. La nobleza, atraída por los frutos de esta nueva y próspera tierra construyeron sus palacios y establecieron sus actividades sociales en una ciudad que veía como artistas vestían sus iglesias y casas. Por otro lado destaca la actividad manufacturera, textil, que llegó a ser con el paso de los años de elevada importancia en el territorio nacional.

El siglo XIX fue controvertido. Estuvo marcado por las epidemias que diezmaron la población desde 1804 y la ocupación francesa (desde 1810 hasta 1812) y la ciudad no empezó a recuperarse hasta 1830, cuando la burguesía se empezó a interesar por el sector textil dejando de lado las actividades agrarias. Ya a finales de siglo, el resurgir de Antequera pasaba por formar parte de la historia política. Así en 1883 se aprobaba en la ciudad la Constitución Andaluza, apodada con el nombre de la ciudad.

Tras la Guerra Civil Española, en el S. XX, la ciudad sufre otra mengua poblacional debido a la emigración. Aún así, se dieron acontecimientos importantes como la firma del Pacto de Antequera (1938), por el cual Andalucía adquiriría la autonomía política. Tanto resonó Antequera, que fue propuesta como capital de la comunidad autónoma, nominación que perdió a favor de Sevilla.

Actualmente, se vive en Antequera un momento expansivo, con una agricultura moderna, una actividad industrial en crecimiento y un sector servicios fuertemente marcado por el turismo.

Otros sitios y alternativas Costasur

Otras páginas en este destino
Servicios disponibles en este destino